4 pueblos de la Costa Brava que no te puedes perder este invierno

El bonito paisaje y entorno de la Costa Brava no es exclusivo de los meses más calurosos del año. Es el momento de descubrir los pueblos de la Costa Brava que no te puedes perder este invierno. Una oportunidad especial para disfrutar de aquellos rincones más escondidos y de la esencia de esta región única de Cataluña. Desde propuestas gastronómicas y catas de los mejores vinos de la zona, senderismo y deporte en el Camino de Ronda, descubrimiento de espacios naturales y visitas culturales a los museos de la zona, hasta paseadas por las playas. 

Alójate en el Hotel Picasso y aprovecha una zona rodeada de municipios maravillosos llenos de encanto, con rincones especiales para descubrir y actividades que no te puedes perder.

Peratallada

A tan sólo dieciséis kilómetros de nuestras instalaciones, encontrarás la bonita villa de Peratallada, donde se respira un ambiente completamente medieval. Su patrimonio histórico desprende una gran belleza, un municipio declarado conjunto historicoartístico y bien cultural de interés nacional. El recorrido por la villa permite descubrir la muralla (de los siglos XII – XIII), su castillo y la arquitectura popular, datada del año 1056. Se trata de una de las poblaciones de Cataluña mejor fortificadas.

Además, la villa ofrece una gran oferta de artesanía que en época navideña se llena de bonitas decoraciones. También destaca la buena gastronomía de la zona. Ideal para descubrir una Cataluña medieval: destacan la torre del Homenaje (del siglo XI – XIV) y la iglesia románica de Sant Esteve (de principios del siglo XIII).

Pals

Si quieres adentrarte en una población singular, Pals es la mejor opción. Cuenta con un recinto gótico, que se ha rehabilitado en las últimas décadas, y detalles de este estilo por toda la villa: arcos, ventanas, elementos decorativos… Además, puedes visitar su muralla y castillo construidos entre los siglos XI y XIII. El pueblo está inundado con casas de piedra. Todos los rincones de esta población te transportarán a otra dimensión. Para disfrutar de unas vistas espectaculares, tienes que hacer una pequeña visita al mirador de Josep Pla, por el cual se puede acceder desde la plaza de la Iglesia. Un paisaje panorámico a tus pies de este maravilloso rincón del Baix Empordà.

A nivel gastronómico, encontrarás productos de mar y de montaña, peces, marisco y carne, de la mejor cocina de proximidad. Si eres un amante del vino y los maridajes, podrás hacer alguna de las visitas guiadas por las viñas de Mas Geli, con una cata y degustación de los vinos más exquisitos de la zona.

Begur

Si eres amante del senderismo y las excursiones, el Camino de Ronda es más que imprescindible. El litoral que acompaña la zona de la población de Begur está formado por pequeños paisajes de calas de agua cristalina, protegidas por bosques de abundante vegetación, formaciones rocosas y con la naturaleza a tocar del mar. Un paisaje que parece fotografiado de una costa paradisíaca. El Camino de Ronda bordea estos veinte kilómetros de costa, de los cuales han nacido hasta ocho calas totalmente diferentes, cada una caracterizada por su propio entorno. 

El primer tramo de la excursión empieza en la Platja del Racó, donde se puede aparcar el coche sin problemas para iniciar esta preciosa ruta. Este lugar acoge los humedales de L’Empordà, un paisaje típico del entorno, y se extiende hasta el puerto de L’Estartit, donde se pueden observar las Islas Medes. La ruta pasa por lugares como la cala de la Illa Roja, una de las playas más reconocidas de la zona. Continúa por la Cala del Rei o la playa de Ses Llunes, la playa Sa Riera y, el recorrido por esta zona acaba en la Platja del Port des Pi.

Ruïnes d’Empúries

Para acabar este encantador recorrido por los pueblos con más encanto de la Costa Brava, no puedes dejar atrás un lugar que rodea las poblaciones de L’Escala i Sant Martí d’Empúries: las Ruïnes d’Empúries. Es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Cataluña: una puerta de entrada a las culturas griega y romana, donde conviven los restos arqueológicos de la ciudad de Emporiae, construida en el siglo I a. C., y el enclave colonial griego de Empòrion, establecido en el siglo VI a. C..

Una visita privilegiada donde podrás descubrir los detalles del urbanismo griego y romano, además de las transformaciones que han experimentado. A todas las personas que visiten las Ruïnes d’Empúries, se les facilita un mapa y un tríptico informativo. 

Para completar la experiencia, el Hotel Picasso y su restaurante son la mejor elección para descubrir los 4 pueblos de la Costa Brava que no te puedes perder este invierno y vivir una aventura inolvidable. ¡No lo dudes más, y reserva ahora mismo!

Comparte:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Deja un comentario